A MARGARITA DEBAYLE – Poema de Ruben Dario

Este poema le recitaba mi madre, a mi hija joanie, para que se duerma
tranquila ….:


Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar;
yo siento
en el alma una alondra cantar;
tu acento.

Margarita, te voy a contar
un cuento.

Este era un rey que tenía
un palacio de diamantes,
una tienda hecha del día
y un rebaño de elefantes.

Un kiosko de malaquita,
un gran manto de tisú,
y una gentil princesita,
tan bonita,

Margarita,
tan bonita como tú.

Una tarde la princesa
vio una estrella aparecer;
la princesa era traviesa
y la quiso ir a coger.

La quería para hacerla
decorar un prendedor,
con un verso y una perla,
una pluma y una flor.

Las princesas primorosas
se parecen mucho a tí.

Cortan lirios, cortan rosas,
cortan astros. Son así.

Pues se fue la niña bella,
bajo el cielo y sobre el mar,
a cortar la blanca estrella
que la hacía suspirar.

Y siguió camino arriba,
por la luna y más allá;
mas lo malo es que ella iba
sin permiso del papá.

Cuando estuvo ya de vuelta
de los parques del Señor,
se miraba toda envuelta
en un dulce resplandor.

Y el rey dijo: “¿Qué te has hecho?

Te he buscado y no te hallé;
y ¿qué tienes en el pecho,
que encendido se te ve?”

La princesa no mentía,
y así, dijo la verdad:

“Fui a cortar la estrella mía
a la azul inmensidad.”

Y el rey clama: “¿No te he dicho
que el azul no hay que tocar?

¡Qué locura! ¡Qué capricho!

El Señor se va a enojar.”

Y dice ella: “No hubo intento:

yo me fui no sé por qué;
por las olas y en el viento
fui a la estrella y la corté.”

Y el papá dice enojado:

“Un castigo has de tener:
vuelve al cielo, y lo robado
vas ahora a devolver.”

La princesa se entristece
por su dulce flor de luz,
cuando entonces aparece
sonriendo el buen Jesús.

Y así dice: “En mis campiñas
esa rosa le ofrecí:
son mis flores de las niñas
que al soñar piensan en mí.”

Viste el rey ropas brillantes,
y luego hace desfilar
cuatrocientos elefantes
a la orilla de la mar.

La princesa está bella,
pues ya tiene el prendedor,
en que lucen, con la estrella,
verso, perla, pluma y flor.

Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar:
tu aliento

Ya que lejos de mí vas a estar
guarda, niña, un gentil pensamiento
al que un día te quiso contar
un cuento.

“Pidiendo para su madre” de Antonio Gandia

Poema que escuche cuando se hacian reuniones familiares de todos los
descendientes de mi bisabuela Anita Carrillo
por el dia de la madre.


Pidiendo para su madre
Un joven va por la aldea,
Y aunque el dolor lo taladre,
Sufre, calla y no se queja.
Cuando después de rodar
Por las calles y las plazas
Se arrodilla ante el altar,
Y así lo sorprende el cura,
Y al ver que una mano falta
Del brazo de aquel mozuelo,
Con voz que es toda dulzura
Le dice: ¿Cómo te llamas?
¿Qué haces, di, por este pueblo?

 
Antón yo me llamo, padre,
Y le pedía a la Virgen

Que me den una limosna
Para que coma con mi madre.

¿Cómo perdiste la mano?
Le dice el cura piadoso.
 
¿Fue en el taller, fue en el campo?,

¿algún reptil venenoso
te dejó, Antón desgraciado
y te ha dejado, hijo mío,
pobre, triste, y mal parado?
 
No padre, no fue un reptil
Lo que mi mano cortara.
Años ha que voy pidiendo
Con lagrimas en los ojos
Y el rubor cubre mi cara.
 
Joven y fuerte fui un día,
Mis brazos fueron sostén
De una Madre de alma pura.
¡MADRE! ; palabra sagrada,
ya que Madre solo hay una.
 
La que con sus besos nos baña,
La que nos canta en la cuna,
La que jamas nos engaña,
¡Mujer que es todo ternura!
 

¡Qué malo, que malo fui
para con mi Madre amada!
Una noche padre mío
Tiemblo solo al recordarla,

Llegué borracho a mi casa,
Con mi mano encallecida
Le di tan fuerte en el rostro,

Que cayó desvanecida.
 
Y aquella mujer bendita,
Que tantos besos me dio,
Estaba en el suelo herida,
Y vi una mancha de sangre
Que la mente me turbó
¡Maldito, maldito yo,
que a mi madre escarnecía.

 

Yo no sé lo que pasó,
Solo se que aun vivía,
Alcé a mi madre del suelo
Y al punto curé su herida.
¡Malhaya el hijo maldito
que comete tal afrenta
Y maldito aquel cobarde
Que en su pensamiento alberga

Pegarle a su propia Madre!
 

Y salí de su aposento
Despierto para vengarla;
Quien la ofendió fue mi mano,

Pues mi mano pagará
Porque la había ultrajado.

Y ciego y lleno de ira
Cogí el hacha enloquecido,
Y la mano envilecida
Que tal afrenta causara
Al ser que me dió la vida
Y tan ruin me porté,
¡Por eso voy con mi pena
y voy por los pueblos, padre,

pidiendo de puerta en puerta
para que coma mi madre.

Quiero irme…

Van a ser las 7:30 de la noche y aun estoy chambeando, quiero ir a mi casita y descansar en este fin de semana.
Ayer por mi cumpleaños los pase muy chevere, pajita, pulenta; aunque me quede con las ganas de seguir chupando hasta el imite, no esperaba que viniera mucha family, y no habia hecho combate para invitar, pero no importa el cariño de los primos , me hizo sentir bien,… a luchar por la justicia,…. creo que aun es la media rezaca de ayer, la combinacion de ron con cerveza me esta haciendo un poco mal.
Gracias  por venir a mi santuyo.
Asi como el niño de la foto, me voy a pasar mi pequeño fin de semana en mi casita
 

Que relajo

Despues de una semana de harta chamba, puedo porfin entrar a mi messenger y configurar algunas nuevas cosas, ahora no se cuando me pondre las pilas con la pagina web de la familia Olivos, tengo que confirmar los datos de mas 200 personas, y cada vez que confirmo datos, me entero que tengo mas family, que hijos no reconocidos por Choledo

Que bien se siente uno contados sus cosas en esta pagina, aun lo tilden de loco, o ser de otro planeta, creo que mejor me voy donde mi primo manuel a ver peliculas de Star Wars, para sentirme un jedi y poder luchas contra el lados oscuro de esta empresa que me consume

Bueno, estubo bien el palabreo, hasta la vista